OPINION: Workers’ Protections Expanded / Protecciones para Trabajadores Ampliadas

Ver más abajo para la versión en español

This opinion piece ran in the Everett Herald on Tuesday, April 27.

Workers’ Protections Expanded During and After COVID

State lawmakers adopted several bills that secured improvements in health, safety, and job security.

By Sen. Karen Keiser and Rep. Mike Sells

We have heard a lot of talk about “essential workers” over the past year, as we depend on people whose work cannot be done remotely; tens of thousands of workers braving all hazards to keep our medical system functioning, our pantries full of food, and our buses moving.

Our reaction in the state Legislature, which concluded its regular session on Sunday, was to not just call them “essential” but to treat them that way. And that’s exactly what we did, with historic legislation to strengthen workplace protections, both during the pandemic and every day after.

Two bipartisan bills, Senate Bills 5115 and 5190 created a safety net for health care workers, first responders, grocery workers, farmworkers, childcare workers, bus drivers and other frontline workers by promising that if they caught covid-19, it will be covered as an occupational disease for workers’ compensation benefits, including health care and wage replacement for the employee.

The fear and anxiety of going to work every day during a pandemic is lessened when frontline workers know they will not lose a paycheck if they get a contagious disease during a statewide health emergency.

House Bill 1097 gives workers who blow the whistle on workplace safety concerns more safeguards from employer retaliation or intimidation. From an emergency room doctor fired in Bellingham to farmworkers who went on strike in Yakima, we heard about too many cases of retaliation and intimidation.

We also required better reporting by employers of disease outbreaks. To this day, the Department of Labor and Industries does not learn in a timely fashion where outbreaks of covid-19 occur. Outbreaks in meat-packing plants, grocery stores or emergency medical facilities get no response from the department because employers aren’t required to report where and when they happen. Another bill, SB 5254, ensures frontline workers have a right to use personal protective equipment on the job, even if the employer doesn’t require it.

We not only addressed workplace issues raised by the pandemic, we also tackled four longstanding workplace protection problems.

First, we instituted overtime for farmworkers. Agricultural workers were left out of the federal Fair Labor Standards Act in 1938, which meant they could work 70-hour weeks without receiving a dime of overtime pay. Now, thanks to SB 5172, a bipartisan compromise supported by growers and labor, this historical injustice will finally be corrected. Beginning Jan. 1, 2024, Washington will become the first state in the nation to provide all farmworkers the right to overtime after a 40-hour workweek.

Second, low-wage workers — often women and people of color — are often not paid for the full hours they work. Studies have shown that two-thirds of low-wage workers suffer wage theft. The Washington Wage Recovery Act, SB 5355, gives workers a new tool to get the pay they earned by allowing them to place a lien on the employer’s property.

Third, temporary workers are twice as likely to be hurt on the job as permanent workers. This was tragically brought home last year when an un-shored trench collapsed at a work site in Thurston County, killing one young man and critically injuring another. This gave additional impetus to our longstanding effort to pass first-in-the-nation safety standards for temporary workers that provide them the training to protect themselves, and this year, HB 1206 became law.

Finally, our state’s landmark Paid Family and Medical Leave program has been a great success since beginning to provide benefits in 2020. Some workers who were laid off during the pandemic couldn’t collect enough hours to qualify, however, so we expanded eligibility with HB 1073. Now these workers can use the program to bond with a new baby or take care of a sick family member. Recognizing that not all families look alike, we also passed SB 5097 to expand the definition of family member for the purposes of family leave.

At the outset, it was unclear how much we would be able to achieve given the virtual Zoom rooms for hearings and floor votes. But it’s now clear: it has been a banner year for worker safety and health protections. We have made progress that will keep all Washington workers safer and healthier for years to come.

Karen Keiser, D-Des Moines, chairs the Senate Labor, Commerce & Tribal Affairs Committee. Mike Sells, D-Everett, chairs the House Labor and Workplace Standards Committee.

 

———————

 

Esta pieza de opinión fue publicada en el Everett Herald el martes, 27 de abril.

Protecciones para Trabajadores se Ampliaron Durante y Después de COVID

Los legisladores estatales aprobaron varios proyectos de ley que aseguraron mejoras en la salud, la seguridad y la prevención de riesgos en el trabajo.

Por la Senadora Karen Keiser y el Representante Mike Sells

Durante el año pasado hemos escuchado mucho hablar sobre “trabajadores esenciales,” ya que dependemos de personas cuyo trabajo no se puede hacer de forma remota; decenas de miles de trabajadores desafían todos los peligros para mantener en funcionamiento nuestro sistema médico, nuestras despensas llenas de alimentos y nuestros autobuses en movimiento.

Nuestra reacción en la Legislatura estatal, que concluyó su sesión regular el domingo, fue no solo llamarlos “esenciales” sino tratarlos de esa manera. Y eso es exactamente lo que hicimos, aprobando medidas históricas para fortalecer las protecciones en los sitios de trabajo, tanto durante la pandemia como todos los días después.

Dos proyectos de ley bipartidistas del Senado 5115 y 5190 crearon una red de seguridad para los trabajadores de la salud, los socorristas, los trabajadores de comestibles, los trabajadores agrícolas, los trabajadores de cuidado infantil, los conductores de autobuses y otros trabajadores de primera línea al prometer que si se contagiaban de covid-19, se cubrirá como una enfermedad ocupacional para los beneficios de compensación para trabajadores, incluida la atención médica y el reemplazo del salario para empleados.

El miedo y la ansiedad de ir a trabajar todos los días durante una pandemia disminuyen cuando los trabajadores de primera línea saben que no perderán un cheque de pago si contraen una enfermedad contagiosa durante una emergencia estatal de salud.

El Proyecto de Ley HB 1097 de la Cámara de Representantes da a los trabajadores que denuncien problemas sobre la seguridad en los sitios de trabajo más salvaguardias contra represalias o intimidación por parte del empleador. Desde un médico de la sala de emergencias despedido en Bellingham, hasta trabajadores agrícolas que se declararon en huelga en Yakima, nos enteramos de demasiados casos de represalias e intimidación.

También exigimos mejores informes por parte de los empleadores sobre los brotes de enfermedades. Hasta el día de hoy, el Departamento de Trabajo e Industrias no es informado de manera oportuna dónde ocurren los brotes de covid-19. Los brotes en plantas empacadoras de carne, supermercados o instalaciones médicas de emergencia no obtienen respuesta del departamento porque los empleadores no están obligados a informar dónde y cuándo ocurren. Otro proyecto de ley, SB 5254, garantiza que los trabajadores de primera línea tengan derecho a usar equipo de protección personal en el trabajo, incluso si el empleador no lo requiere.

No solo abordamos los problemas en sitios de trabajo planteados por la pandemia, sino que también abordamos cuatro problemas crónicos de protección en sitios de trabajo.

Primero, instituimos las horas extraordinarias para los trabajadores agrícolas. Los trabajadores agrícolas quedaron fuera de la Ley Federal de Normas Laborales Justas en 1938, lo que significaba que podían trabajar 70 horas a la semana sin recibir ni un centavo de pago por horas extra. Ahora, gracias a la SB 5172, un compromiso bipartidista apoyado por agricultores y trabajadores, esta injusticia histórica finalmente será corregida. A partir del 1 de enero de 2024, Washington se convertirá en el primer estado de la nación en otorgar a todos los trabajadores agrícolas el derecho a horas extras después de una semana laboral de 40 horas.

En segundo lugar, a los trabajadores con salarios bajos, quienes suelen ser mujeres y personas de color, a menudo no se les paga por las horas completas que trabajan. Los estudios han demostrado que dos tercios de los trabajadores con salarios bajos sufren robo de salario. La Ley de Recuperación de Salarios de Washington, SB 5355, brinda a los trabajadores una nueva herramienta para obtener el pago que ganaron al permitirles colocar un gravamen sobre la propiedad del empleador.

En tercer lugar, los trabajadores temporales tienen el doble de probabilidades de sufrir accidentes laborales que los trabajadores permanentes. Esto se evidenció trágicamente el año pasado cuando una trinchera sin apuntalamiento se derrumbó en un sitio de trabajo en el condado de Thurston, matando a un joven e hiriendo gravemente a otro. Esto dio un impulso adicional a nuestro esfuerzo de muchos años para aprobar los primeros estándares de seguridad en la nación para trabajadores temporales con capacitación para protegerse, y este año, la HB 1206 se convirtió en ley.

Finalmente, nuestro programa histórico de Permiso Pagado Familiar y Médico ha sido un gran éxito desde que comenzó a proporcionar beneficios en 2020. Sin embargo, algunos trabajadores que fueron despedidos durante la pandemia no pudieron reunir las horas suficientes para calificar, por lo que ampliamos la elegibilidad con el proyecto de ley HB 1073. Ahora estos trabajadores pueden usar el programa para crear lazos afectivos con un nuevo bebé o cuidar de un familiar enfermo. Reconociendo que no todas las familias son iguales, también aprobamos la propuesta SB 5097 para ampliar la definición de miembro de familia para tener acceso al programa de Permiso Pagado Familiar.

Al principio, no estaba claro cuánto podríamos lograr dadas las salas de Zoom virtuales para audiencias y votaciones del pleno. Pero ahora está claro: ha sido un año excepcional para la protección de salud y seguridad de los trabajadores. Hemos logrado avances que mantendrán a todos los trabajadores de Washington más seguros y saludables durante los próximos años.

Karen Keizer, Demócrata de Des Moines, preside el Comité de Trabajo, Comercio y Asuntos Tribales del Senado. Mike Sells, Demócrata de Everett, preside el Comité de Normas y Estándares Laborales de la Cámara de Representantes.

 

 

###

 

For interviews/para entrevistas: Kenneth.Fockele@leg.wa.gov & Lilia.Nieto@leg.wa.gov